[Traducción] No, Australia no es un ejemplo de la efectividad del control de armas. (Lo siento, Jim Jefferies)

Por Being Classically Liberal, 2 de julio del 2015

De tanto en tanto me topo con el trillado argumento de que Australia es un muy buen ejemplo de la efectividad del control de armas. En 1996, Australia experimentó un horrible homicidio en masa que dejó docenas de muertos y docenas más de heridos. Subsecuentemente, el gobierno instituyó un enorme programa de recompra en el que los dueños de armas fueron forzados a entregar (pero fueron compensados por) sus armas (principalmente rifles semiautomáticos y escopetas) al gobierno. Desde entonces, la mayoría de rifles y escopetas han sido prohibidas para uso civil.

¿El resultado? Australia no ha experimentado un homicidio en masa desde entonces. Eso es lo que nos dicen los defensores del control de armas, al menos. Recientemente, un video del comediante australiano Jim Jefferies se volvió viral. En el video, él cubre las medidas de control de armas de Australia, y se burla de los Estados Unidos por no adoptar medidas similares. Sus afirmaciones resumen bien la posición pro control de armas. Él dice…

En Australia, teníamos armas… hasta 1996 Australia tuvo la masacre más grande de la Tierra. Aún no ha sido superada. Después [de la masacre] ellos [el gobierno] prohibieron las armas… Desde la prohibición en 1996 no ha habido ni una masacre.

Caso cerrado, ¿no? No exactamente, los expertos que han estudiado este asunto no están exactamente saltando a la misma conclusión. Por ejemplo, el resumen de un paper publicado en la Justice Policy Journal [Revista de Políticas de Justicia] específicamente examinando la pregunta de si el control de armas ha reducido o no los homicidios en masa en Australia dice lo siguiente:

Este paper examina la incidencia de homicidios en masa en Australia y Nueva Zelanda (un país que es socioeconómicamente similar a Australia, pero con un acercamiento diferente a la regulación de armas de fuego) en un período de 30 años. No encuentra apoyo para la hipótesis de que la prohibición de algunos tipos de armas de fuego en Australia ha prevenido homicidios en masa, no habiéndose experimentado homicidios masivos en Nueva Zelanda desde 1997 a pesar de la disponibilidad en ese país de armas de fuego prohibidas en Australia.

Incluso si el control de armas de hecho redujo o eliminó los homicidios en masa en Australia, de lo que no parece haber ninguna evidencia, eso de todos modos no sería un buen argumento en favor de que los Estados Unidos adopten medidas similares. El Servicio de Investigación del Congreso (CRS) ha notado que, “homicidios en masa públicos dan cuenta de pocos de los homicidios o homicidios no-negligentes relacionados a armas de fuego que ocurren anualmente en los Estados Unidos:” De hecho, de acuerdo al CRS sólo se perdieron 567 vidas en homicidios en masa en un período de…. tres décadas. Eso es sólo 18.9 por año, lo que significa que las muertes en homicidios en masa dan cuenta de menos del 1% de todos los homicidios con arma de fuego. Entonces, eliminar todos los homicidios en masa reduciría las tasas de homicidio con armas de fuego en una cantidad estadísticamente insignificante.

También, asumiendo que las prohibiciones de armas de fuego fueran 100% efectivas, y la evidencia muestra que no lo son, prohibir los rifles y las escopetas en los Estados Unidos tendría pequeños efectos en la violencia con armas de fuego en el mejor de los casos. Se ha confirmado el uso de rifles para asesinar a sólo 322 personas en 2012. Eso es sólo 3,6% de todos los homicidios con armas de fuego y sólo 2,5% de todos los homicidios en general. De forma similar, se ha confirmado el uso de escopetas en el asesinato de 303 personas el 2012, lo que constituye un 3,4% de todos los homicidios con arma de fuego y 2,3% de todos los homicidios en general.

En comparación, ese mismo año hubo 1589 homicidios cometidos con cuchillos, 518 cometidos con objetos contundentes, y 668 cometidos con manos o pies. Así es, tienes más probabilidades de ser estrangulado, aporreado o acuchillado hasta la muerte en América, que de recibir disparos de la temida AR-15. ¿Los defensores del control de armas piensan que también deberíamos prohibir los martillos, los palos y los cuchillos?

Volviendo a Australia, uno podría pensar que dada la enorme publicidad que los defensores del control de armas le han dado a sus medidas de control de armas, habría al menos algo de investigación que apoye la afirmación de que estas medidas resultan en fuertes disminuciones en el homicidio con armas de fuego. Aparentemente, no la hay. Una reciente evaluación de evidencia sobre las medidas de control de armas de Australia publicada en el International Journal of Criminal Justice Sciences [Revista Internacional de Ciencias de la Justicia Criminal] reporta lo siguiente…

Estudios sobre la legislación de Australia sobre armas de fuego, usando diferentes series temporales y diferentes metodologías estadísticas, han producido resultados consistentes. A la luz de esto, parece razonable concluir que en base a la investigación disponible no hay evidencia de un impacto de la NFA [la legislación de control de armas de Australia] en los homicidios con arma de fuego…

A pesar de que el número total de estudios revisados por pares publicados basados en datos de series temporales sigue siendo relativamente pequeño (menos de 15 estudios, en el momento en que se escribe esto), ninguno de esos estudios ha encontrado un impacto significativo de los cambios legislativos australianos en la tendencia descendente preexistente en homicidios con arma de fuego.

En consecuencia, el experimento natural sobre la efectividad de medidas de estricto control de armas, el cual los australianos nos han provisto, no nos provee evidencia de que tales medidas de hecho reduzcan el homicidio con armas de fuego. En este caso, pareciera que los defensores del control de armas han pregonado ampliamente la efectividad de leyes que son, en realidad, inefectivas.


Traducido al español por Dusan Vilicic Held. Artículo original publicado en Liberty.me. Si quieres apoyar mi trabajo puedes hacerlo donando acá.

Translated to Spanish by Dusan Vilicic Held. Original article published on Liberty.me. If you want to support my work you can do it by donating here.

Anuncios