Historia de tres hijos

Un padre le dijo a sus 3 hijos cuando los envió a la universidad: “Siento que es mi deber proveerles la mejor educación posible, y no me deben nada por eso. Sin embargo, quiero que lo aprecien. Como muestra de ello, por favor, cada uno deje medio millón de pesos en mi ataúd cuando muera”.

Y así sucedió. Sus hijos se volvieron un médico, un abogado y un asesor financiero, cada uno muy exitoso financieramente. Cuando llegó la hora de su padre y lo vieron en el ataúd, recordaron su deseo.

En primer lugar, fue el médico el que puso un fajo de 25 billetes de $20.000 en el pecho del difunto.

Luego, el planificador financiero también puso sus $500.000 allí.

Finalmente, fue el turno del abogado, quien con su corazón roto metió la mano en su bolsillo, sacó su chequera, hizo un cheque por $1.500.000, lo puso en el ataúd de su padre, y se llevó el millón en billetes que habían dejado sus hermanos.

Posteriormente el abogado se convirtió en congresista.

Anuncios