Más sobre Bellolio y Rawls

Cristóbal Bellolio, aún incapaz de asumir que su ideología es la socialdemocracia, dice haber contestado a lo que escribí hace más o menos una semana. Partiré por decir que en ningún momento tuve como intención hacer una refutación sistemática o exhaustiva de su escrito, eso requeriría de un análisis mucho más detallado. No, yo sólo quería expresar mi opinión sobre algunos puntos que me llamaron la atención en su columna, hacer un pequeño comentario sobre la idea Rawlsiana de “justicia como imparcialidad” y recalcar que no, la socialdemocracia no es una ideología liberal.

Primero que nada, a pesar de admitir no haber explicado porqué hay “demasiado Hayek”, vuelve a no explicarlo, en un acto clásico de evasión. Y ¿para qué? si el objetivo no era mostrar algún error en Hayek, sino que tratar de posicionarse como “liberal”. Lo cual demuestra al decir que su intención  es “ecualizar las influencias”, lo que no quiere decir otra cosa que desea que la socialdemocracia sea considerada como una corriente liberal, que, por enésima vez, no lo es. Hay muchísimos tratados sobre el tema y no me interesa reinventar la rueda en esto, al menos no por el momento. Baste acá con decir que decidir mediante la fuerza que deben o no hacer las personas con lo que les pertenece es totalmente opuesto a defender su libertad, por lo que un liberal, es decir, alguien que defiende la libertad, no puede defender lo que Bellolio defiende.

Y no, no me refería a erradicar físicamente. Así que Bellolio puede estar tranquilo, sólo hablé en el sentido de que socialdemócratas como él deben ser purgados de cualquier círculo liberal como integrantes. Que él se diga liberal no lo hace liberal, del mismo modo en que si el dijera que es una sartén no hace que Bellolio sea una sartén.

Quiero aprovechar también de hacer un pequeño comentario al margen sobre el “velo de la ignorancia” de Rawls. Citando la columna de Bellolio:

[I]maginamos una situación en la cual no tenemos conocimiento de qué posición nos tocará ocupar en la sociedad. La pregunta es qué arreglos institucionales nos parecería justo acordar bajo dicho velo de ignorancia.

En mi caso, el arreglo institucional que me parecería justo, irrespectivo de la posición que fuese a tener yo, es el respeto irrestricto por los derechos de propiedad privada, lo cual implica muchas cosas, entre ellas que yo puedo hacer con mi cuerpo como desee, y que nadie tiene derecho a contaminar mi propiedad con ningún tipo de contaminante sin mi consentimiento. Un par de ejemplos de las consecuencias del derecho de propiedad. Así que incluso el “velo de la ignorancia” así presentado no sirve para justificar ningún tipo de redistribución forzosa ni tampoco ninguna clase de poder político.

Anuncios

Dejar un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s