Las fatales fallas de nacionalizar el agua

Alejandro Guillier pide estatizar los recursos hídricos

La gente que pide nacionalizar el agua no sabe que hacerlo básicamente significaría condenarnos a tener una escasez de agua. Hay una frase que viene mucho al caso: “Si se nacionalizara el Sahara en poco tiempo habría escasez de arena”. Se refiere a la llamada “Tragedia de los comunes”, fenómeno que se ha observado infinitas veces en la historia allí donde algo ha sido convertido en “de libre acceso”, “de todos” o “de nadie”. Los economistas han explicado este fenómeno hace mucho tiempo, pero la gente que no sabe de economía se deja llevar por las palabras bonitas sin saber que se están condenando a la miseria. Al que le interese el tema, le recomiendo ver este video corto, que es un extracto de esta excelente charla de Enrique Ghersi, dictada en la Universidad Francisco Marroquín.

No es el único problema, porque si el agua es “de todos” tendría o que ser de libre acceso, o habría que consultar con todos (literalmente) para poder usarla. Y como el segundo caso es impracticable, lo primero es lo que se haría. ¿Y qué impediría que uno de los “todos” se la llevara toda? “No, el gobierno establecería cuotas” suele ser la respuesta. Pero en ese caso, técnicamente el agua sería del gobierno, no “de todos”. La lógica de “el agua es de todos” se cae por su propio peso hasta con ese simple examen.

Más aún, privatizar un recurso tan esencial permite “democratizar” el uso de este recurso, dándole la posibilidad a cada comunidad de adquirir el recurso y disponer de él como mejor le parezca. Nadie estaría obligado a permitir que una empresa use el recurso, ni tampoco a venderlo. Así, los que desean evitar el uso industrial del recurso simplemente tendrían que adquirirlo y no venderlo. Si es el estado quién decide cómo se usa el recurso, este mecanismo desaparece y queda a merced de los caprichos del gobernante o funcionario de turno. Y es sabido que estos funcionarios suelen ser presa fácil de la seducción emprendida rutinariamente por las grandes empresas. En ningún modo la estatización garantiza un uso del recurso acorde con los deseos y necesidades de la gente que de otro modo sería con toda probabilidad dueña de él.

Es claro que la mejor solución al tema de los recursos hídricos no es la estatización, sino que la privatización.

Anuncios

2 pensamientos en “Las fatales fallas de nacionalizar el agua

    • Al contrario, no es regalar, se venden y tranzan, igual que las parcelas de tierra. Y no sólo a corporaciones o mineras, sino que a cualquiera que quiera comprarlas. Nada impide que la gente de un pueblo adyacente a una corriente fluvial compre los derechos de aguas y luego se niegue a venderlos, del mismo modo en que nada impide que la gente compre terrenos y luego no los venda a constructoras.

      Me gusta

Dejar un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s